STATEMENT
(1984)
Arenas de Iguña (Cantabria)
«Soñamos con viajes por el universo entero:
¿No está el universo en nosotros?
»

Novalis




ABOUT ME 

Laura López Balza
(Santander, 1984)

ES >>>>Pintar. Pintar para ver. Pintar para conocer y comprender. Pintar como registro de vivencias personales. Pintar como salida, más allá de la realidad misma.


Mi obra narra mi propia experiencia vital, plasmada a través de un mundo interno compuesto de fábulas oníricas de la naturaleza y el paisaje, del medio rural o de lo cotidiano. Historias mínimas recordadas, imaginadas, vividas o idealizadas; que reflejan anhelos, preferencias, miedos; y buscan un sentido o un sinsentido,  que en el fondo representa un ciclo –el de la vida y la muerte– y un canto a la joie de vivre. Es la búsqueda y el conocimiento del mundo, de mi realidad. 




 
La obra es el reflejo y la huella de la vida del artista. Si éste es honesto, si se ofrece abiertamente, sus obras hablarán de si mismo y serán válidas para él y para los demás. El punto de vista que éste tiene sobre el mundo, sincero y particular, abrirá caminos para la comprensión y la búsqueda del sentido. En este objetivo, la habilidad técnica no resulta una condición necesaria, siendo preferible la libertad creativa, que permite una sencillez esencial, intuitiva, casi primitiva. No es posible mentir ni pretender porque ante la obra el artista se conoce a sí mismo y a aquello que le rodea: ésta es el resultado de la introspección, del aislamiento reflexivo y analítico necesario al oficio del pintor. 




En mis obras no se puede entender la temática desligada de la pintura misma: me interesa ella en sí, sus técnicas y procesos, la forma y el color -un color que se desvincula del referente para adquirir valor emocional, con capacidad expresiva propia-, y su apariencia, en ocasiones ingenua, no es contraria al serio compromiso con la práctica del pintar : es en ésta donde se logra, de un modo intuitivo y a través del diálogo con el propio medio, resolver los problemas que la obra plantea. Las formas se entienden, se relacionan y se componen, generando un recorrido visual a través de cada pieza, y el proceder intuitivo se convierte en forma de conocimiento.

A la hora de crear, suelo extraer mi imaginario de aquello que a diario me rodea o afecta (personas, paisajes, objetos, lecturas, imágenes…), pero si bien el material del que parto es aquello que me circunda, a la hora de narrar plásticamente los elementos se articulan libremente dando lugar a nuevas historias y mundos.

 

Esta manera de crear relatos, en la que el libre juego de la imaginación y el entendimiento se ponen en acción, da como resultado pinturas desbordantes de color en las que se muestran los pensamientos que pululan durante el proceso creativo: un ir y venir de la naturaleza a lo fantástico, de lo cotidiano a lo posible, dejando entrever aquello que sucede al observar, reflexionar o imaginar.  Éstas presentan aquello anhelado, mundos posibles que brotan de la mezcla de naturaleza  y sueño. Se trata de pequeñas utopías sobre lienzo fruto de un asombrarse ante la realidad y el  mundo que se presenta como un misterio.

 

Es aquí dónde permanecemos, transitamos y avanzamos hacia lo profundo: en el enigma. De este indagar, de la propia hermenéutica, surgen mundos que mezclan lo que hay, lo que debería haber, los deseos, intereses y la vida.  Estos espacios habitables son refugios que esconden la esencia y la magia de lo que nos rodea. Cada obra es un relato que abre y encierra un mundo, un oasis donde la imaginación hace un alto para recrearse y  refrescarse.  A través de una exégesis imaginativa se inicia una expedición por estos territorios, cuyos habitantes esperan  la mirada del inquieto explorador para iniciar un juego recíproco de significados.

 Mi proceso de creación no parte de una imagen o idea fija y definida a priori que se representa y recrea en el cuadro, sino que al contrario, existe una gran libertad de creación: nada está predeterminado de antemano, de manera que el propio proceso es tan importante como el resultado final pues se establece un enriquecedor diálogo con la pintura, lugar donde reside el aprendizaje y se genera la propia historia. Esta manera de proceder, sin condicionantes previos, es a su vez condición sine qua non de las propias pinturas, de manera que las obras, por un lado, se entienden como el propio proceso y, por otro, cada obra es principio y fin en sí.

Al estar receptivo y centrado en la creación, casi cualquier cosa puede dar comienzo a una obra, a la historia que más tarde se desarrollará y aparecerá. Pero si bien puede dar comienzo no define  y predetermina el final. A posteriori llega la reflexión sobre cada pintura o dibujo: su significado aparece pero de una forma abierta, de manera que admite casi cualquier interpretación. Esto resulta sumamente interesante: cada espectador tiene su lectura o lecturas personales y este talante abierto, simbólico, enigmático que al sugerir y no narrar de un modo unívoco permite la hermenéutica, en mi opinión, enriquece y completa la propia obra.

 

                                                 ****

 

EN>>>>My artwork talks about my life experience shown through inner worlds made by nature's tales, landscapes, rural world and cotidianity. Small stories, reminded, imagined, lived, or idealized, that shown needs and fears looking for sense or nonsece. They try to show the cycle of life and death, a song of "joie de vivre".

I finally try to understand the world itself. Artwork, in my opinion, is a personal activity working as a mirror. Drawing and painting works as a tool to understand booth inside and outside world.
You wont understand tecnique and themes separatedly in my artwork. Colours are diferent to real world in order to get new emotional values witch is not opposite to serious painting.
Intuition plays an important role. It try to solve those problems it can appear.

                                          
****

 

FR >>>> Peindre, peindre pour voir. Peindre pour connaître et comprendre. Peindre comme registre du vécu personnel. Peindre comme sortie, au-delà de la réalité elle-même. 

L´œuvre est le reflet et l´empreinte de la vie de l’artiste. Si celui-ci est honnête, s’il s´offre ouvertement, ses œuvres parleront de lui-même et seront valables pour lui et pour les autres. Le point de vue qu´il a du monde, sincère et particulier, ouvrira des chemins pour la compréhension et la recherche du sens. 

À cet effet, l´habilité technique ne constitue pas une condition nécessaire, étant préférable la liberté créative, qui permet une simplicité essentielle, intuitive, pratiquement primitive.
Il n´est pas possible ni de mentir ni de faire semblant parce que face à l´œuvre l´artiste se connaît lui-même et ce qui l´entoure : elle est le résultat de l´introspection, de l´isolement réflexif et analytique nécessaires à la fonction du peintre.



Mon œuvre raconte ma propre expérience de vie, exprimée à travers un monde interne composé de fables oniriques de la nature et du paysage, du monde rural ou du quotidien. Histoires minimales remémorées, imaginées, vécues ou idéalisées ; qui reflètent les désirs, les préférences, les craintes ; et cherchent un sens ou un non-sens, qui au fond représentent un cycle- celui de la vie et de la mort-  et un hymne à la joie de vivre. C´ est la recherche et la connaissance du monde, de ma réalité.

Dans mes œuvres on ne peut pas comprendre la thématique dissociée de la peinture elle-même : elle m´intéresse elle en soi, ses techniques et processus, la forme et la couleur- Une couleur qui se détache du réfèrent pour acquérir une valeur émotionnelle, avec sa propre capacité expressive, et son apparence, parfois ingénue,  qui n´est pas contraire au sérieux engagement de l´accomplissement de la peinture :c´est en celle-ci où elle se réalise, de manière intuitive et à travers du dialogue avec le propre moyen, résoudre les problèmes que l´œuvre soulève. Les formes se comprennent, s´associent et se composent, générant un parcours visuel au travers de chaque élément, et la procédure intuitive se convertie une forme de savoir.

Au moment de créer, j´ai l´habitude d´extraire mon imagination de ce qui quotidiennement   m´entoure ou m´affecte (les personnes, les paysages, les objets, les lectures, les images…), bien que le matériel duquel je m´inspire est celui qui m’environne, lorsqu’ il s´agit de narrer plastiquement, les éléments s´articulent librement donnant lieu à de nouvelles histoires et de nouveaux mondes.

De cette manière de créer les récits, dans laquelle le libre jeu de l’imagination et de la compréhension entrent en action, résulte des peintures débordantes de couleur dans lesquelles se manifestent les passions qui affluent durant le processus créatif : un va-et-vient de la nature au fantastique, du quotidien au possible, laissant entrevoir ce qui se réalise en observant, réfléchissant ou en imaginant. Celles-ci présentent l´espoir, ses mondes possibles qui germent du mélange de la nature et du rêve. Il s´agit de petites utopies sur toile, fruit de l´émerveillement face à la réalité et le monde qui se présente comme un mystère. 

C´est ici où nous demeurons, nous transitons et avançons vers le profond : dans l´énigme. De cette enquête, de la propre interprétation, surgissent des mondes qui mélangent ce qui il y a, ce qu’il devrait y avoir, les désirs, les préoccupations et la vie. Ces espaces habitables sont les refuges qui dissimulent l´essence et la magie de ce qui nous entoure. Chaque œuvre est un récit qui renferme et ouvre un monde, une oasis où l’imagination fait une halte pour se distraire et se rafraîchir. A travers de l’exégèse créative s´initie une expédition par ses territoires, dont les habitants attendent le regard de l’explorateur curieux pour initier le jeu réciproque des significations.

Mon processus créatif ne part pas d´une image ou une idée fixe et définie à priori qui se représente et se recrée  dans le tableau, sinon qui au contraire, présente une grande liberté de création : rien n´est prédéterminé par avance, de manière que le propre processus est aussi important que le résultat final ainsi s´établit un enrichissant dialogue avec la peinture, lieu où réside l´apprentissage et se génère la propre histoire. Cette manière de procéder, sans contraintes préalables, est à son tour la condition sine qua non des peintures elles-mêmes, de sorte que les œuvres, d´une part, se comprennent comme le propre processus et que, d’autre part, chaque œuvre est début et  fin en soi.

Etant réceptif et concentré à la création, presque tout peut être le point de départ d´une œuvre, de l´histoire qui plus tard se développera et apparaîtra. Bien que donner le point de départ ne définisse et prédétermine pas  le final. À posteriori arrive la réflexion de chaque peinture ou dessin : son sens apparaît mais de forme ouverte, de manière qu’elle admette quasiment toute interprétation.  Ceci se révèle particulièrement intéressant : chaque spectateur a sa ou ses lectures personnelles et cette attitude ouverte, symbolique, énigmatique qui en suggérant et sans raconter de façon univoque permet l´interprétation qui, à mon avis, enrichit et complète l´œuvre elle-même.

 

                                                 ****

EN BREVE



>>>>Extracto de la entrevista realizada por Javier Peña con motivo de la exposición “Bestiario”, en la Galería Miscelanea de Barcelona, 2012.



" Volver atrás. Liberarse de los procesos aprendidos por una mano que ha leído en los pintores canónicos y marginados, sabedora de la cocina del taller, para lanzarse a un juego libre y espontáneo, sin reglas, ni juicios de razón. No hay ingenuidad en este acto ingenuo que recupera para nosotros, por un tiempo, una libertad tan radical como honesta. Quizás seamos llamados a ser intérpretes de un gesto, si es que esta conversación que nos propone requiere de traductor más allá del propio sentir, emocional y directo.
Su espontaneidad no normativa resuena imbuida de ecos de primitivismo, de búsqueda del yo profundo, en un eje que enlaza el pasado de las primeras vanguardias con la aplicación plástica del descubrir del inconsciente, para recalar en lo que Jean Dubuffet definió como “arte verdadero”: aquel no vinculado a la razón o a la perfección, sino al ingenio y a la-vida-sin-disfraces; aquel que solo es accesible como tal, apartado de las ideas, de los intelectuales y de la tradición clásica occidental. Comparte ese gran ideal romántico de la obra de arte como nacida de la necesidad de expresión interior del artista, de una voz de procedencia imprecisa que requiere para su comunicación de una total y radical honestidad.
En tanto que juego –actividad inherente al desarrollo humano–, queda recordar la distinción que hiciera Donald Winnicott entre uno reglado
(game) y otro libre y espontáneo (play), considerando que como jugamos, somos. Seamos partícipes de este espacio de intercambio libre que nos plantea Laura López en el que se superponen dos áreas de juego: de un lado la obra, resultado de su actividad rápida e intuitiva sobre la superficie, del otro nuestra emoción, ante la que se confronta."

>>>>Extracto de la entrevista realizada por Tomás Paredes para la revista Tendencias del Mercado del arte nº 56, 2012.



" Expresión plástica paradójica. Figurativa, de una figuración vanguardista, expresionista, inocente, pura no naif; primitivista, no torpe. Cuenta historias, pero no es narrativa, ni retótica. De intensas cromías, es más alegre que fauvista. No lúdica, pero obedece a un equilibrio donde la inocencia y la ironía se decantan por combinar elementos naturales insólitos para propiciar un lenguaje. (...)
Hay ecos en este trabajo. ¡ Eso no es lo malo, lo preocupante sería que no los hubiera! Huellas imprecisas de Matisse, Kitaj, Nolde, arte bruto, los fauvistas y la iconología medieval, mas la autora, poco a poco, va tomando las riendas de su imaginación y va creando un mundo propio, con sus leyes y sus exigencias, donde mana la emoción y el misterio, esas cualidades sin las cuales el arte sería otra cosa. Un lenguaje determinado, "Por la libertad y el intinto. El color, la belleza, la frescura". Una presencia a la que se abrazan la ingenuidad y el sueño, la espontaneidad y la fantasía, lo surreal y lo onírico. (...) Si Laura lópez Balza se aplica en hacer aquello que precisa su instinto y su inteligencia, nos dirá muchas cosas más aún. Y con excelente tono, limpio, cristalino, pulcro, como un cuento de cristal que habla..."

>>>>Mónica Álvarez Careaga para Xtrart

" La pintura de Laura López Balza (1984) nos devuelve a un estadio de ingenua positividad y está caracterizada por una suerte de dualidad. Nos propone imágenes de paraísos y jardines donde la vegetación y los animales abundan y son felices, como en los relatos míticos, o bien escenas del placer cotidiano, de nuestro rincón favorito de casa o del lugar de las vacaciones familiares.

Con su explosiones cromáticas, estas pinturas subliman una erótica de lo sensorial, especialmente de lo visual pero también de lo palpable. Evocan lo inaprensible, lo misterioso y atávico, tanto como lo diario y simple, trayendo a los ojos del espectador recuerdos de numerosos artistas, desde Roy De Forest a Alex Katz.

López Balza es creadora de mitologías personales, donde caben lo fantasmagórico y excéntrico, la ironía y el humor. Sus personajes y sus temas nos hacen pensar en una fuerte identificación con su trabajo a nivel personal, tanto experiencial como aspiracional. La realidad y el deseo, nuevamente."

>>>>Extracto extraído de Masdearte.com

"(...)Laura entiende, por tanto, sus creaciones como camino de conocimiento, de reflexión hacia dentro y hacia fuera, y en su proceso de trabajo no caben las poses o el intento de generar determinadas apariencias, solo la honestidad.

Sus temáticas se inspiran en la propia experiencia vital de la artista, que ella traduce en escenas cotidianas, paisajes, retratos, escenas oníricas o rurales, imágenes en las que la naturaleza suele adquirir un gran protagonismo como medio para reflejar miedos y deseos. Son obras muy personales, pero también podemos dotarlas de un significado universal: en última instancia encontramos en ellas representaciones del ciclo de la vida y de la alegría (de vivir) con la que la existencia puede encararse."

>>>>Extracto de texto realizado por Ignacio Pérez –Jofre